Franklin Pezzuti Dyer


Reseña de la película Kumiko, Cazadora de Tesoros

La influencia de los mitos en nuestra sociedad se remonta a hace miles de años. Visualizamos a nuestros antepasados de la antigüedad contándolos sentado al lado de una fogata para entretener y explicar fenómenos naturales que a ellos les parecían misteriosos y espantosos. Desde antaño, mitos de dioses poderosos, héroes valientes y monstruos horribles no solo han entretenido sino también inspirado muchas acciones heroicas. La película "Kumiko, la Cazadora de Tesoros" explora como los mitos, sobrenaturales y no, influyen el comportamiento de la gente. La protagonista, una mujer cuyo trabajo consiste en barajar papeleo y atender a los caprichos de su jefe, huye de sus responsabilidades por el deseo de conseguir algo significativo, inspirado por una película que le parece indicar que hay tesoro enterrado en los Estados Unidos. En los párrafos siguientes, voy a destripar dicha película, así que sugiero que el lector vea la película antes de seguir.

Aunque tiene lugar en el mundo moderno, muchos aspectos de la película se asemejan a una fábula o una obra de fantasía. Kumiko se compara con los conquistadores de antaño, infringiendo las costumbres y leyes de la sociedad. Ofrece la excusa "es mi destino," algo que dicen frecuentemente los heroes míticos en la literatura. Encima, el argumento de la película tiene la estructura de una historia de aventuras: la protagonista se embarca en un gran viaje, se pierde en un lugar raro y desconocido (los EEUU), y tiene que sobrepasar reto tras reto para alcanzar su objetivo y realizar su destino. Aún la estética de la película proyecta la fantasía. La ropa improvisada de Kumiko es parecida a la ropa de un samurái, y las escenas que tienen lugar en la naturaleza (como en la cueva a principios de la película, o en el bosque nevado de Fargo) dejan que la audiencia olvide que los acontecimientos occurren en una sociedad moderna.

No solo imita los mitos, sino que es repleto de alusiones a mitos conocidos. Por ejemplo, la vieja solitaria menciona el libro "Shogun," el cual sirve para muchos estadounidenses como el mito más famoso sobre los samurai. El policía amable le cuenta a Kumiko que el disparo de un borracho le cercenó los testículos a la estatua famosa en el pueblo de Babe the Blue Ox, una leyenda urbana. A fines de la película, un lobo ataque a Kumiko, y su capucha roja sugiere que este incidente se refiere a la cuenta de "Caperucita Roja." Si se define un mito de una manera más general, la lista se alarga: los misioneros en el aeropuerto también están persiguiendo un mito cuando su búsqueda coincide con la de Kumiko, y el concepto de una mujer japonés ideal (quien o debe subir el escalafón o debe empezar una familia) con que se obsesiona la madre de Kumiko es tan idealista que desempeña el papel de un mito. La película "Fargo" es un mito también, y una búsqueda rápida en el internet revela que aún la película "Kumiko, la Cazadora de Tesoros" se basa en una leyenda urbana. Aparentemente, una mujer japonesa viajó a Fargo para buscar a un conocido quien vivía allí, y eventualmente se suicidó; un policía con quien había interactuado inventó que ella viniera para buscar la maleta de dinero de "Fargo." El argumento de la película aborda los benificios y los peligros de perseguir los mitos. El misionero le describe a Kumiko que la religión, el tipo de mito más exitoso del mundo, le había ayudado a aceptar responsabilidad por sus fracasos, pero la mayoría de los mitos en la película hacen daño a través de creyentes demasiado ardientes. Kumiko, por ejemplo, comete delitos numerosos, deshonra a su madre, y eventualmente muere debido a su creencia literal en el argumento de "Fargo." El mito de los conquistadores le ayuda a justificar sus decisiones irresponsables. Los mitos en que creen su madre y su jefe les hacen presionar a Kumiko demasiado para desempeñar el papel tradicional de una mujer japonés, que causa su depresión y su huida.

Esto sugiere unas preguntas importantes sobre los mitos: ¿De qué sirve un mito? ¿En qué medida tenemos control sobre nuestros mitos, y en qué medida nos controlamos? ¿Cuánto debemos depender de los mitos como guías para nuestras vidas?

El filósofo y profesor estadounidense Joseph Campbell ideó una lista de cuatro funciones que deben cumplir los mitos: deben evocar un sentido de asombro, explicar la realidad y el universo, justificar la estructura de la sociedad, y guiar el creyente en abordar los desafíos de la vida. Desde un punto de vista evolutivo, se puede adivinar las razones de estas funciones. Queremos estar entretenidos; buscamos explicaciones y significancia para los acontecimientos de nuestras vidas; y queremos soluciones rápidas para nuestros problemas. Una sociedad exitosa necesita algo para mantener acuerdo entre los miembros, y un mito puede desempeñar este papel también.

Pero debido al desarrollo humano desde las sociedades primitivas, algunas de estas funciones quedan obsoletas debido a la rigidez de los mitos o alternativas mejores. Por ejemplo, las ciencias proveen explicaciones por muchos fenómenos previamente inexplicables. Sin embargo, mucha gente hoy en día niega las conclusiones de los cientificos porque contradicen sus creencias religiosas. Además, como en la película, las normas sociales que sugieren algunos mitos pueden ser restrictivos, desde el mito que mujeres japoneses deben avanzar sus carreras o empezar una familia a los mitos que exigen abstinencia de ciertas comidas, abstinencia sexual, heterosexualidad, o aún matrimonio concertado.

La película refiere también a otro aspecto más interesante y complicado de la interacción entre los mitos y sus creyentes: la habilidad de convertirse en mito persiguiendo un mito. Considera a los conquistadores, quienes se han convertido en mitos tratando de difundir el mito de su religión entre los indios americanos, y buscando tesoro legendario. Alejandro Magno se convirtió en una figura famosa conquistando Europa y Asia, inspirado por Achilles, su heroe mitológico favorito. Durante el reinado de la iglesia católica en Europa, muchos filósofos y teólogos como Martin Luther se hicieron famosos criticando y redactando la enseñanza de la iglesia. Los peregrinos y colonizadores estadounidenses, y exploradores prominentes como Lewis y Clark, se han convetido en mito por su doctrina del Destino Manifiesto. El viaje de Kumiko y su dualidad como ser humano y mito representan la transición entre una persona real y el personaje de un mito. La película nos muestra este cambio gradualmente. A principios de la película, Kumiko vive en Tokyo, una ciudad abarrotada, donde está rodeada de gente que la observa. Cuando viaja a Fargo, un pueblo poco poblado, no interactua con tanta gente diariamente. Cuando viaja en el taxi, su ultimo testigo es un taxista sordo, y cuando huye corriendo al bosque, está totalmente sola sin testigo alguno. Cuando el lobo le roba su copia de "Fargo," se encuentra sin ningún mito para guiarla, dejandola independiente y lista para convertir desde el creyente humano de un mito a su propio mito. Por fin, muere y se despierta renovada, completando su metamórfosis.

El hecho de que la película se basa en una leyenda urbana sugiere que Kumiko también se ha convertido en un mito consiguiendo otro mito. La personalidad de Kumiko sugiere su dualidad como humano y mito. Ella no habla mucho y no se abre a nadie, y esto le proporciona el aspecto misterioso de un mito; miente sin ningún reparo, hecho que le da poca credibilidad como un mito; y ignora las leyes y costumbres de la sociedad, como los mitos sobrenaturales rechazan las leyes de la realidad. La dualidad de Kumiko está indicado definitivamente a fines de la película, cuando se levanta de la nieve aparentemente saludable después de padecer una noche dura de nieve y viento. Este hecho imposible implica que Kumiko ha muerto, pero también que ha entrado en un tipo de ultratumbra y vida eterna - siempre va a vivir en las mentes de los oyentes de su cuento increíble.

back to home page